Hasta siempre, Eduardo

0

Hay noticias que no por esperadas resultan menos dolorosas y es que perder compañeros es algo a lo que nadie se acostumbra. El pasado 27 de julio se nos iba Eduardo, “Papi” para los amigos.

Me fuí a Europa en julio, sabiendo que su estado de salud estaba peor, que los médicos ya no daban esperanzas. Me fuí con la esperanza de poder volver a verlo a la vuelta y meterle un poco de cizaña con su Barça del alma. No pudo ser, la noticia me pilló a casi 2000 kilómetros y necesité volver y tomar un tiempo para poder dedicarle a Eduardo las palabras que se merecía.

Todos sabíamos de su enfermedad que llevaba con un encomiable sentido del humor. Cada acto, cada evento, siempre lo remataba con un “yo al siguiente no llego”. Le reñíamos, que se dejase de tonterías, que la vida era cosa de pelear. Al final, por desgracia, cuando haces ese tipo de premonición, tarde o temprano, termina por cumplirse.

Se fue. Deja viuda, unos buenos hijos y compañeras y compañeros. Deja un enorme hueco difícil de llenar.

También deja un perro por el que sentía auténtica devoción. Quizá sea eso, el amor por su pastor alemán, buen reflejo de un buen carácter. Suelo pensar que quienes aman a los animales son quienes más grande tienen el corazón. Y de eso Eduardo iba sobrado.

¡Hasta siempre amigo!

Por David Fernández, portavoz municipal de Izquierda Xunida en el Ayuntamiento de Pravia

Share.

About Author