23F: sube la marea

0

23 de Febrero, 23F como lo llamamos desde aquel día de 1,981. Hoy hace exactamente 32 años desde el último intento de arrebatarnos por las armas la recién recuperada Democracia. Querían volver a sumir a España en otro régimen autoritario y represivo como el que había imperado en nuestro país durante casi cuarenta años.

23F en Oviedo. Tres grados de temperatura y aguanieve en las calles. Hoy es sábado, y cualquiera en su sano juicio sabe que el mejor sitio para estar una fría tarde de invierno como ésta en Oviedo es en casa. Sin embargo, la plaza de América está abarrotada de personas que, una vez más, se echan a la calle para protestar, para alzar su voz contra la ola de injusticia que asola nuestro país.

Ante esa ola de injusticia, nosotros oponemos mareas humanas, sin más armas que nuestros cuerpos ateridos por el frío y nuestras voces. La marea verde, de los profesionales de la educación; la blanca de los profesionales de la sanidad; la negra de los mineros… pero también otra gran marea, formada por jóvenes, por jubilados, por ciudadanos normales y corrientes que han decidido que es mejor estar en la calle reivindicando unos derechos que nos han arrebatado que quedar en casa sin hacer nada. Y entre estas mareas, por supuesto, también estaban los parados. Los de Adepall, de Llanera, los de Adepavan, de los cinco concejos del Valle del Nalón, y los Parados en Movimiento de Pravia. Todos juntos, bajo dos grandes pancartas que al parecer luego los medios de comunicación locales parecieron no haber visto.

23F. Volvemos a casa después de una de las mayores manifestaciones a las que hemos asistido, y ya son muchas. Leemos la prensa. Nada. No hemos existido. Buceamos entre titulares sensacionalistas sobre la amante de cierto septuagenario millonario y escándalos de corrupción rebajados a la categoría de cotilleo de barrio, y encontramos una breve reseña: 1.500 asistentes según la Delegación de Gobierno. Una manifestación de unos pocos jóvenes sin pancartas, según la única noticia de agencia que los medios locales ni siquiera han tenido la decencia de redactar, apareciendo párrafos idénticos en periódicos distintos, por la magia del cortaypega.

Por Eduardo García, militante de IU Pravia

23f2

23f1

Share.

About Author